viernes, 19 de febrero de 2010

Como vencer el miedo Salmo 34:4

MINISTERIO DE REFLEXION TEOLOGICA EN LINEA

(773)542-9068

http://joyasdelabiblia.blogspot.com (actualizada diariamente)
http://perlitaspastorales.blogspot.com (pentecostalismo clásico)


Salmo 34: 4

Busque a Jehová y el me oyó y me libro de todos mis temores


Comencé mi pastorado en Enero del año 1987, en un poblado de campo llamado Ortigal, en la provincia de Camaguey, Cuba. Aunque había sido copastor de mi padre por algunos años, nunca los cuento cuando hago mi biografía personal, pues creo que empecé realmente a ser ministro, cuando me vi solo. Pronto me di cuenta, que el liderazgo y el ministerio, requieren gran dosis de valentía, combinada con prudencia y con delicadeza. El hecho de que hice el descubrimiento a tiempo, hizo que salvara el ministerio, y por la gracia de Dios estoy activo desde entonces. Quiero confesarle algo, cada lunes amanezco con el miedo a perder el ministerio y el pastorado, y creo que no soy el único pastor, todos los líderes tenemos el mismo sentimiento.

Cuando observas la vida de alguien que ha tenido un ministerio de años, no puedes dejar de ver su valentía. La valentía está presente en cada gran líder, en el gobierno de la iglesia, en cada decisión arriesgada que se toma, en la dirección de la visión etc. Cada vez que veas un progreso significativo en una organización, sabrás que el líder tomó decisiones valientes. La posición de líder no da a la persona valentía, pero la valentía le puede dar una posición de líder. Esa ley es inexorable.

¿Cómo puede un líder ganar en valentía? Primeramente quiero hacerle notar que cada vez que la Biblia dice: “No temas” a continuación dice “Porque yo estoy contigo”. La valentía cristiana, surge cuando sabemos que Dios está siempre presente con nosotros. Cuando nos aferramos a las promesas de Dios, cuando sabemos que Dios no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta, entonces, surge en nosotros el coraje. Quiero hacerle notar ademas, que el que escribió el salmo 34:4 fue David, un hombre de guerra, UD debe recordarse del canto de las doncellas de Israel, “Saúl mato sus miles y David a sus diez miles”. No creo que en toda la historia bíblica haya otro personaje más valiente y arrojado que David. Sin embargo en este pasaje está haciendo una tremenda confesión, está diciendo que el también tiene temores, con todo y ser soldado, acostumbrado a la guerra, y está diciendo que cuando el tiene estos temores, el remedio es pedirle a Jehová que se los quite.

Déjeme decirle algunos puntos:
  1. La valentía comienza con una batalla interior: Cada prueba que enfrentes comienza en tu interior. La prueba de la valentía no es diferente. El psicoterapista, Sheldon Kopp señala, «Todas las batallas importantes son libradas dentro de uno». La valentía no es la ausencia de temor, es hacer lo que se teme hacer. Es tener el poder de dejar lo conocido y avanzar con firmeza hacia un nuevo territorio
  2. Valentía es hacer las cosas correctas, no simplemente dejarlas pasar, es actuar bajo presión: Martin Luther King, dijo, «La medida suprema de un hombre no es dónde se encuentra en momentos de comodidad y conveniencia sino dónde se encuentra en momentos de reto y polémica». Los grandes líderes saben tratar a los demás y pueden hacer que otras personas se comprometan y trabajen juntos, pero también actúan con autoridad y dan órdenes precisas si es necesario.
  3. Tu vida se expande en proporción a tu valentía: El temor limita. El historiador romano Tácito escribió: «El deseo de seguridad se levanta contra cualquier empresa grande y noble». Pero la valentía tiene el efecto contrario. Abre puertas y este es uno de sus beneficios más maravillosos. Quizás es por esto que el teólogo británico John Henry Newman dijo: «No le temas a que tu vida tenga un final, sino a que nunca tenga un principio». La valentía no solo te da un buen comienzo, sino que también te provee un mejor futuro. Lo que es irónico es que aquellos que no tienen la valentía de arriesgarse y los que sí la tienen, experimentan la misma cantidad de temor en la vida. La única diferencia es que los que no se arriesgan se preocupan por cosas sin importancia.


Pasos para ir venciendo el temor

  1. Haz lo que hizo el salmista: ora, clama a Dios, para que te quite el temor, cuando una persona está segura que la presencia de Dios está con él, actúa con valentía y arrojo.
  2. Bendice y alaba a Dios constantemente. El salmista alaba y bendice a Dios en todo tiempo. (Versos 1 al3) Cuando vengan los ataques de miedo, ansiedad o pánico, alaba a Dios. Pon música cristiana que puedas oír. Un ambiente de alabanza es ideal para rechazar los ataques satánicos.
  3. Enfrenta tu temor. Sal fuera y haz algo que te provoque, para desarrollar valentía. No importa lo que hagas con tal que lo que hagas te lleve a enfrentar un temor de verdad. Enfrenta la experiencia que te ha causado dolor y miedo.
  4. Háblale a esa persona. La mayoría de la gente evita enfrentar a alguien en su vida; un empleado, un familiar o un compañero de trabajo. Si esto ocurre contigo, habla con esa persona esta semana. No lo atropelles ni lo irrespetes. Habla con la verdad en amor (no tendrá miedo de hacerlo si ya hiciste algo de lo descrito en el punto anterior).
  5. Da un paso realmente grande. Quizás hayas sentido miedo de hacer un cambio en tu carrera. Si has sentido en tu corazón que debes cambiar tu trabajo o comenzar un nuevo negocio, ahora es el tiempo de afrontarlo. Toma tiempo para analizarlo en profundidad. Habla con tu cónyuge, consejero, o uno o dos amigos de confianza. Si esto es lo correcto, hazlo.

VISITE TAMBIÉN


http://joyasdelabiblia.blogspot.com/

http://lecturabiblicaparahoy.com/reflexion/indexComparte.php